Un cadáver sin cerebro no puede estar vivo. No habla, ni dice, ni espera, ya no hay nada -Martha Pacheco-  artista