Sí, si me ven por las calles marplatenses, me pueden apedrear, je.