Guillermo Arriaga y Montserrat Oliver en escena