El curandero honraba al creador con la danza del lobo.