Apología del azúcar: bamba de nata y chocolate, en La Mallorquina con mi señora.