No es suficiente cambiar de amo, es necesario dejar de ser perro