Al final si fui a jugar fútbol al Ajusco pero el campo parecía el de los empacadores de Green Bay todo congelado