Que bien sienta estrenar la moto en Montserrat!