Así quedó mi pobre dedo después de agarrarme con la puerta del auto #auch