Los culpables de todo este desmadre anda muy felices con un chingo de varo, en Harvard y sin preocupaciones