Dejemos de votar con la lógica de la mujer golpeada.