El paranoico y multimillonario gasto del correísmo en persecución y espionaje político ha traspasado incluso las fronteras con el intento de secuestro por parte de un policia activo a Balda en Colombia