El placer de tener una gaveta completamente vacía.