Ahora si.. es el fin. 

Le hablaremos a nuestros hijos de Messenger como cuando nos hablan del “teléfono en el coche”.