Cada vez que veo el puré de papa de Toks, me acuerdo de lo divertido que es jugar con plastilina. Jaja