Chamo, la lluvia en Bilbao no juega carrito