∞LoveJustin

@JessiicaLove

Yo,putenado desde 1996.Loca,bocazas,alegre,algo bipolar,con muchas manias... En fin,yo #BelieberForEver! I ♥ Justin http://twitpic.com/photos/JessiicaLove

Rotate photo View full size
{El primer dia del resto de nuestras vidas} (Capitulo 44)

# Narrador Omnisciente #
Justin mira al final de las escaleras y reconoce al joven que hay ahí parado mirando aquella escena sorprendido.

-Robert…- susurra Justin algo nervioso.

-No quiero saber nada…- esboza una sonrisa, puede que las cosas se arreglen de una vez.

Robert ya había estado hablando con Justin fuera de la frutería, Robert le había contado porque su hermana no le respondía a las llamadas, o porque no quería verle, Justin en aquel momento se derrumbo frente a Robert, por primera vez en su vida, había llorado por una chica que no fueran ni su madre ni sus hermanos o su papa.

Robert había acordado con Justin ciertos detalles, como que su hermana iba a hablar con él y le iba a decir que ahí terminaba lo suyo, el llanto de Justin se hacía más grande, por lo que Robert decidió abrazarlo, aunque fueran hombres, tienen sentimientos, por ello el olor de Justin impregnaba la ropa de Robert.

-Tu hermana se ha emborrachado- Justin carga a la joven en sus brazos con cuidado de no provocarle ningún daño.

-Y por lo que puedo oler… Ha vuelto a fumar- mueve la mano ante su nariz para intentar deshacerse de aquel olor que tanto detestaba que saliera por la boca de su hermana.

El joven está acostumbrado a ese olor, sus amigos fuman, pero solo detestaba aquel olor cuando estaba seguro de que salir de la boca de su hermana, el quiere que su hermana, al menos en ese sentido, sea sana y no fume…

Intenta acercarse a Justin para ayudarle a que pueda sujetar mejor  Emma, pero Justin lo separa y le dedica una sonrisa, el solo se apaña con la joven, no pesa apenas lo mismo que una ligera pluma, pero la verdad es que a él le da igual que Emma sea delgada, por él la joven podía  estar gruesa, que la amaría de todas formas, ella era prefecta por su comportamiento.

Sube los escalones de las escaleras con una mueca al notar como el aire atrae el aliento de Emma y puede notar el olor a alcohol y tabaco mezclándose en el interior de su cuerpo, todo por culpa de él y no saber a que darle más prioridad.

Robert en cambio mira la perfecta escena que ahora protagonizaban Justin y Emma, el cargándola sobre sus brazos, ella rodeando el cuello de él en sueños, la sonrisa no hay nadie que se la quite a su hermana del rostro, es como si supiera que los brazos de Justin la están rodeando con toda la ternura que Robert ve reflejada desde una perspectiva distinta a la del resto del mundo.

-Voy a llevarla a su habitación- Justin no separa la vista del rostro de Emma cuando le dice eso a Robert, el ya sabe que él le estaba atendiendo y le ha escuchado.

Pasa por su lado para poder llegar a la habitación de Emma, nada más abrir la puerta puede ver la habitación un poco desordenada. Se acerca a la cama y deja a Emma sobre la cama, parece una princesita después de haber encontrado un príncipe azul falso, uno que no mas llegaba a sapo.

Comienza a deshacerse de su ceñida ropa, tiene unos pantalones muy ceñidos a su cuerpo y una camiseta de tirantes de color negro, tan solo se deshace de los pantalones, dejando al descubierto sus perfectas piernas, las cuales ha sujetado con fuerza mientras disfrutaba entre ellas. Mete la mano bajo las almohadas para coger el pijama y ponérselo, es tan solo un pantalón que le llega por las rodillas de color gris.

Se lo pone, y cuando ella ya se nota algo mas liberada, comienza a removerse sobre las mantas para acurrucarse a un lado. El la levanta un poco y desabrocha el sujetador para que se sienta más cómoda, después le pone encima una sudadera de color azul para que no coja frío, en la habitación hace bastante…

-¿Y si no le haces pasar por esa incómoda conversación?- la voz de Robert retumba en las cuatro paredes en forma de susurro, ya ambos saben a lo que se refiere.

-¿Cómo puedo hacer eso?- Justin algo incómodo comienza a colocar la ropa de Emma sobre el escritorio dejándola perfectamente doblada- Eso desearía yo Robert, pero no encuentro la forma…

-Házselo creer, que ella crea que ambos hablasteis de esto y ya lo habéis arreglado, que ella te dijo que se sentía mal y no quería seguir con lo vuestro…- el, más preocupado que nunca por su hermana le aconseja a Justin algo que les vendrá bien a ambos- Yo ya te dije que es lo que tenías que hacer respecto al hecho de recuperarla- se comienza a acercar a él y le coloca la mano en el hombro- Hablé contigo frente a la frutería, simplemente deja que viva su vida hasta entonces, que sea “feliz”- hace comillas con los dedos- O al menos lo intente mientras tú lo solucionas todo.

Justin, en un intento de poder pensar en todo durante unos segundos, se acerca a la cama de ella y con cuidado le retira las mantas de bajo su cuerpo para poder ponérselas encima y no pase frío.

-Lo hare Robert, ya te he dicho que hare lo imposible… Pero principalmente necesito que ella acepte lo que quiero hacer- Justin ya acobardado por la situación, se sienta en el espacio vacío que deja el cuerpo de Emma sobre la cama y se tapa el rostro con ambas manos apoyando los codos sobre sus piernas.

-No le pidas su opinión, ella no piensa en su felicidad, tan solo pensara en lo que le venga mejor al resto del mundo, de todas formas ella nunca le molestara algo que puedas hacer... Mucho menos si lo hiciste pensando en ella, mi hermana es un trocito de pan- Robert deja escapar una pequeña risa de entre sus labios.

Justin asiente con la cabeza y termina haciendo una mueca, Robert, para dejar a ambos tortolitos a solas, decide girarse, marcharse de la habitación y cerrar la puerta a sus espaldas.

Se acuesta sobre la cama junto a Emma, pero el sobre las mantas, el rodea a su princesa con un brazo, coloca la cabeza de ella sobre su pecho y ella instintivamente aspira con fuerza el perfume de su amado. Entreabre los ojos un poco, pero los parpados le pesan cientos de quilos y las imágenes que puede llegar a distinguir son muy pocas.

-Justin- la voz de Emma sale muy ronca por su garganta.

-Descansa pequeña…- el besa su frente para que ella siga durmiendo, pero no lo logra.

-Debo hablar contigo, es muy importante- el nota como los ojos de ella comienzan a aguarse.

-Te prometo que si duermes estaré aquí al amanecer- el decide prometerle unas palabras que no va a cumplir, solo para que ella no deba pasar por esta conversación.

-¿Me lo prometes?- le pregunta ella medio dormida ya.

-Te lo prometo- besa de nuevo la frente de Emma y ella cierra los ojos para caer sumisa, en un profundo sueño.

Entradas las cinco de la madrugada, se levanta de la cama, le escribe una nota a Emma que deja sobre su escritorio, coloca la llave de nuevo sobre el marco de la puerta, y con mucho sigilo y cuidado de no hacer ruido, desaparece en la noche para volver a su casa.
#Fin Narrador Omnisciente#

Abro los ojos poco a poco notando como la luz atraviesa mis pupilas haciendo el dolor de cabeza aun más insoportable, lo último que recuerdo es estar sobre la mesa bebiendo y fumando. 

Me sobo las sienes para intentar calmar el dolor, pero es algo que hago en vano, porque no me sirve de nada. Noto un bulto a mi lado presionando las mantas de la cama, por lo que me cuesta moverme, cuando lo hago, veo a Rufus estirado a mi lado como si de una persona más se tratara.

Paso mi brazo por encima de él y lo abrazo con fuerza para felicitarle las mañanas, que aunque sean malas para mí, no significa que lo deban ser también para el perro.

Me levanto de la cama sin mover ni un solo centímetro a Rufus, que aunque sea bastante hiperactivo, sigue durmiendo como nunca sobre mi cama. No se siquiera como he llegado hasta la habitación, tampoco sé cómo me he puesto el pijama, o como he doblado la ropa para dejarla perfectamente doblada sobre el escritorio, pero puedo notar algo especial en el aire, en mi ropa, noto el olor de Justin, esto ya parece más una obsesión.

Paso mi mano sobre el escritorio, como es blanco, no distingo el papel que hay doblado encima hasta que lo veo caer al suelo. Me agacho, lo cojo y me levanto, pero como noto que mi cabeza comienza a descolocarse, me siento sobre la silla del escritorio.

Abro el papel entre mis manos, noto como se comprime mi corazón al reconocer aquella perfecta caligrafía, esa letra tan solo podía ser de Justin, parece que lo del olor no era mi imaginación y tampoco una obsesión.

Comienzo a leer la carta, con cada palabra noto como mi corazón se comprime aun más y más… No me puedo creer lo que pone:



“Puede que lo mejor que pude hacer anoche fue llamarte.

Sé que este tiempo no ha sido fácil para ti, anoche me lo has dicho, esta carta es más para recordarte lo sucedido. Retomando lo que decía… Sé que este tiempo no ha sido fácil para ti, que has aguantado lo que cualquier chica no aguantaría, has sido mil veces más fuerte que cualquiera y te lo agradezco porque me has hecho el hombre más feliz del mundo.

Anoche me lo contaste todo… Como te sentías, porque desapareciste durante estos días… Pues te di la razón, lo nuestro no es un adiós, como tu dijiste es mejor ser amigos que no ser nada… Hemos vivido mucho juntos y eso siempre permanecerá en el recuerdo como algo precioso.

Lamento que lo nuestro haya acabado de este modo, pero bueno, tú tienes razón, mejor es que ambos estemos a solas uno del otro hasta que sepamos y estemos seguros de que no vamos a caer en esta relación sin sentido, porque de algún modo no me puedo separar del pasado.

Te quiero y siempre te querré… Justin

PD: Lamento si te ha molestado que te pusiera el pijama lo hice con mis mejores intenciones, para más información, consúltale a tu hermano… Me vio en la casa anoche”



Ahora se supondría que tendría que ser el momento en el que me tendría que levantar de la silla y salir escopetada hacia donde este mi hermano e interrogarlo como si se tratara de un asesinato, pero para lo único que tengo fuerzas, es para tirarme sobre la cama, abrazar mi almohada con fuerza, acurrucarme al lado contrario donde esta Rufus y llorar desconsoladamente como las niñas pequeñas.

Views 261

582 days ago

{El primer dia del resto de nuestras vidas} (Capitulo 44)

# Narrador Omnisciente #
Justin mira al final de las escaleras y reconoce al joven que hay ahí parado mirando aquella escena sorprendido.

-Robert…- susurra Justin algo nervioso.

-No quiero saber nada…- esboza una sonrisa, puede que las cosas se arreglen de una vez.

Robert ya había estado hablando con Justin fuera de la frutería, Robert le había contado porque su hermana no le respondía a las llamadas, o porque no quería verle, Justin en aquel momento se derrumbo frente a Robert, por primera vez en su vida, había llorado por una chica que no fueran ni su madre ni sus hermanos o su papa.

Robert había acordado con Justin ciertos detalles, como que su hermana iba a hablar con él y le iba a decir que ahí terminaba lo suyo, el llanto de Justin se hacía más grande, por lo que Robert decidió abrazarlo, aunque fueran hombres, tienen sentimientos, por ello el olor de Justin impregnaba la ropa de Robert.

-Tu hermana se ha emborrachado- Justin carga a la joven en sus brazos con cuidado de no provocarle ningún daño.

-Y por lo que puedo oler… Ha vuelto a fumar- mueve la mano ante su nariz para intentar deshacerse de aquel olor que tanto detestaba que saliera por la boca de su hermana.

El joven está acostumbrado a ese olor, sus amigos fuman, pero solo detestaba aquel olor cuando estaba seguro de que salir de la boca de su hermana, el quiere que su hermana, al menos en ese sentido, sea sana y no fume…

Intenta acercarse a Justin para ayudarle a que pueda sujetar mejor Emma, pero Justin lo separa y le dedica una sonrisa, el solo se apaña con la joven, no pesa apenas lo mismo que una ligera pluma, pero la verdad es que a él le da igual que Emma sea delgada, por él la joven podía estar gruesa, que la amaría de todas formas, ella era prefecta por su comportamiento.

Sube los escalones de las escaleras con una mueca al notar como el aire atrae el aliento de Emma y puede notar el olor a alcohol y tabaco mezclándose en el interior de su cuerpo, todo por culpa de él y no saber a que darle más prioridad.

Robert en cambio mira la perfecta escena que ahora protagonizaban Justin y Emma, el cargándola sobre sus brazos, ella rodeando el cuello de él en sueños, la sonrisa no hay nadie que se la quite a su hermana del rostro, es como si supiera que los brazos de Justin la están rodeando con toda la ternura que Robert ve reflejada desde una perspectiva distinta a la del resto del mundo.

-Voy a llevarla a su habitación- Justin no separa la vista del rostro de Emma cuando le dice eso a Robert, el ya sabe que él le estaba atendiendo y le ha escuchado.

Pasa por su lado para poder llegar a la habitación de Emma, nada más abrir la puerta puede ver la habitación un poco desordenada. Se acerca a la cama y deja a Emma sobre la cama, parece una princesita después de haber encontrado un príncipe azul falso, uno que no mas llegaba a sapo.

Comienza a deshacerse de su ceñida ropa, tiene unos pantalones muy ceñidos a su cuerpo y una camiseta de tirantes de color negro, tan solo se deshace de los pantalones, dejando al descubierto sus perfectas piernas, las cuales ha sujetado con fuerza mientras disfrutaba entre ellas. Mete la mano bajo las almohadas para coger el pijama y ponérselo, es tan solo un pantalón que le llega por las rodillas de color gris.

Se lo pone, y cuando ella ya se nota algo mas liberada, comienza a removerse sobre las mantas para acurrucarse a un lado. El la levanta un poco y desabrocha el sujetador para que se sienta más cómoda, después le pone encima una sudadera de color azul para que no coja frío, en la habitación hace bastante…

-¿Y si no le haces pasar por esa incómoda conversación?- la voz de Robert retumba en las cuatro paredes en forma de susurro, ya ambos saben a lo que se refiere.

-¿Cómo puedo hacer eso?- Justin algo incómodo comienza a colocar la ropa de Emma sobre el escritorio dejándola perfectamente doblada- Eso desearía yo Robert, pero no encuentro la forma…

-Házselo creer, que ella crea que ambos hablasteis de esto y ya lo habéis arreglado, que ella te dijo que se sentía mal y no quería seguir con lo vuestro…- el, más preocupado que nunca por su hermana le aconseja a Justin algo que les vendrá bien a ambos- Yo ya te dije que es lo que tenías que hacer respecto al hecho de recuperarla- se comienza a acercar a él y le coloca la mano en el hombro- Hablé contigo frente a la frutería, simplemente deja que viva su vida hasta entonces, que sea “feliz”- hace comillas con los dedos- O al menos lo intente mientras tú lo solucionas todo.

Justin, en un intento de poder pensar en todo durante unos segundos, se acerca a la cama de ella y con cuidado le retira las mantas de bajo su cuerpo para poder ponérselas encima y no pase frío.

-Lo hare Robert, ya te he dicho que hare lo imposible… Pero principalmente necesito que ella acepte lo que quiero hacer- Justin ya acobardado por la situación, se sienta en el espacio vacío que deja el cuerpo de Emma sobre la cama y se tapa el rostro con ambas manos apoyando los codos sobre sus piernas.

-No le pidas su opinión, ella no piensa en su felicidad, tan solo pensara en lo que le venga mejor al resto del mundo, de todas formas ella nunca le molestara algo que puedas hacer... Mucho menos si lo hiciste pensando en ella, mi hermana es un trocito de pan- Robert deja escapar una pequeña risa de entre sus labios.

Justin asiente con la cabeza y termina haciendo una mueca, Robert, para dejar a ambos tortolitos a solas, decide girarse, marcharse de la habitación y cerrar la puerta a sus espaldas.

Se acuesta sobre la cama junto a Emma, pero el sobre las mantas, el rodea a su princesa con un brazo, coloca la cabeza de ella sobre su pecho y ella instintivamente aspira con fuerza el perfume de su amado. Entreabre los ojos un poco, pero los parpados le pesan cientos de quilos y las imágenes que puede llegar a distinguir son muy pocas.

-Justin- la voz de Emma sale muy ronca por su garganta.

-Descansa pequeña…- el besa su frente para que ella siga durmiendo, pero no lo logra.

-Debo hablar contigo, es muy importante- el nota como los ojos de ella comienzan a aguarse.

-Te prometo que si duermes estaré aquí al amanecer- el decide prometerle unas palabras que no va a cumplir, solo para que ella no deba pasar por esta conversación.

-¿Me lo prometes?- le pregunta ella medio dormida ya.

-Te lo prometo- besa de nuevo la frente de Emma y ella cierra los ojos para caer sumisa, en un profundo sueño.

Entradas las cinco de la madrugada, se levanta de la cama, le escribe una nota a Emma que deja sobre su escritorio, coloca la llave de nuevo sobre el marco de la puerta, y con mucho sigilo y cuidado de no hacer ruido, desaparece en la noche para volver a su casa.
#Fin Narrador Omnisciente#

Abro los ojos poco a poco notando como la luz atraviesa mis pupilas haciendo el dolor de cabeza aun más insoportable, lo último que recuerdo es estar sobre la mesa bebiendo y fumando.

Me sobo las sienes para intentar calmar el dolor, pero es algo que hago en vano, porque no me sirve de nada. Noto un bulto a mi lado presionando las mantas de la cama, por lo que me cuesta moverme, cuando lo hago, veo a Rufus estirado a mi lado como si de una persona más se tratara.

Paso mi brazo por encima de él y lo abrazo con fuerza para felicitarle las mañanas, que aunque sean malas para mí, no significa que lo deban ser también para el perro.

Me levanto de la cama sin mover ni un solo centímetro a Rufus, que aunque sea bastante hiperactivo, sigue durmiendo como nunca sobre mi cama. No se siquiera como he llegado hasta la habitación, tampoco sé cómo me he puesto el pijama, o como he doblado la ropa para dejarla perfectamente doblada sobre el escritorio, pero puedo notar algo especial en el aire, en mi ropa, noto el olor de Justin, esto ya parece más una obsesión.

Paso mi mano sobre el escritorio, como es blanco, no distingo el papel que hay doblado encima hasta que lo veo caer al suelo. Me agacho, lo cojo y me levanto, pero como noto que mi cabeza comienza a descolocarse, me siento sobre la silla del escritorio.

Abro el papel entre mis manos, noto como se comprime mi corazón al reconocer aquella perfecta caligrafía, esa letra tan solo podía ser de Justin, parece que lo del olor no era mi imaginación y tampoco una obsesión.

Comienzo a leer la carta, con cada palabra noto como mi corazón se comprime aun más y más… No me puedo creer lo que pone:



“Puede que lo mejor que pude hacer anoche fue llamarte.

Sé que este tiempo no ha sido fácil para ti, anoche me lo has dicho, esta carta es más para recordarte lo sucedido. Retomando lo que decía… Sé que este tiempo no ha sido fácil para ti, que has aguantado lo que cualquier chica no aguantaría, has sido mil veces más fuerte que cualquiera y te lo agradezco porque me has hecho el hombre más feliz del mundo.

Anoche me lo contaste todo… Como te sentías, porque desapareciste durante estos días… Pues te di la razón, lo nuestro no es un adiós, como tu dijiste es mejor ser amigos que no ser nada… Hemos vivido mucho juntos y eso siempre permanecerá en el recuerdo como algo precioso.

Lamento que lo nuestro haya acabado de este modo, pero bueno, tú tienes razón, mejor es que ambos estemos a solas uno del otro hasta que sepamos y estemos seguros de que no vamos a caer en esta relación sin sentido, porque de algún modo no me puedo separar del pasado.

Te quiero y siempre te querré… Justin

PD: Lamento si te ha molestado que te pusiera el pijama lo hice con mis mejores intenciones, para más información, consúltale a tu hermano… Me vio en la casa anoche”



Ahora se supondría que tendría que ser el momento en el que me tendría que levantar de la silla y salir escopetada hacia donde este mi hermano e interrogarlo como si se tratara de un asesinato, pero para lo único que tengo fuerzas, es para tirarme sobre la cama, abrazar mi almohada con fuerza, acurrucarme al lado contrario donde esta Rufus y llorar desconsoladamente como las niñas pequeñas.

8 Comments

Realtime comments disabled

rochilopez07 575 days ago

efkjfewjf pobre Emma

ilovecachi 581 days ago

SIGUELAAA!!!.. me encanto el cap c: ...

manuorozco 582 days ago

siguelaaaaaa! amo a justin!

PaulaGr98 582 days ago

Awww que divino pero nooo. No pueden terminar.. Siguela yaaa

vivianchris05 582 days ago

Aww... que tiernoooo....... ! Siguelaaaa!

GirlSwagofBiebs 582 days ago

ohhh, seguilaaaaaaaaaa

ForeverSwifty_S 582 days ago

aaaaaahhh siguela prontoo!

taniasoler25 582 days ago

me encanta sigue pronto