Nunca me había sentido tan “small business” como cuando me senté a llenar el formulario de inscripción al E3.