Bender deja de ser Dios...