Sony ya está más allá de toda salvación, que alguien le pegue un tiro y acabe con su miseria.