Un Rolls Royce con motor eléctrico, que se recarga con la tecnología inalámbrica de Qualcomm llamada «halo»