El caso de Rocco no puede repetirse. No más negligencia y abuso en las clínicas veterinarias.