Y un canónigo que quería ser comido