Pero es que estas chuletitas del Hato no son de Dios. #ForeverGordita