Recobré la vista al comprender que tus ojos son el infinito.