Y ni siquiera voy a pasar el año nuevo en la casa...