Fin del viaje. Más de 200 kilómetros diarios. El Tolomuco se portó como debe.