A Maya ya le entró el espíritu navideño. Un poco tarde.