El interior de la Basílica de la Natividad de Belén fotografiada por Lewis Larsson a principios del siglo XX.