Irene Esser. Una reina con corona de diamantes y espinas