New York, el peor lugar para estar durante el Apocalipsis