Todo es culpa del pyp