Los numeritos de Jake Locker y Mark Sánchez muestran lo malo que fue el  Monday Night Football de anoche.