La Humanidad llegó a su plenitud científica y tecnológica cuando se inventó la tapa de váter que baja despacio