Harry y Taylor Swift en la after-party, haciendo el paso de la película "Dirty Dancing"