Aquí es dónde Blake Griffin, Ryan Hollins, y DeAndre Jordan guardan sus protectores bucales...