"El rostro de Lapuente refleja emoción por volver a dirigir el equipo de sus amores" .- Dijo nadie, nunca.