Entrar a resguardarte a una tienda, agacharte para atarte los cordones y... JÁ!