No se no se si me he de sentir bien o mal que el sistema anti-suplantación de Twitter requiere que mandes un fax.