Emprendiendo el regreso al DF, que chulo es Querétaro