Porque llegar al viernes, tiene sus recompensas.