A Cuenca se le olvidó las llaves del coche. Pinto y Messi se reían