El amor no conoce de límites, de dignidad ni diccionario