Casi siempre es el miedo de ser nosotros lo que nos lleva delante del espejo...