Natalia ▲

@nataliagrrr

justin y one direction mis mas grandes idolos. ♥

Rotate photo View full size
                                50 sombras de Bieber

                                                                 Capítulo 6



—¡____! Estás de vuelta. —Kate se encuentra en nuestra sala de estar, rodeada de libros. Claramente ha estudiado para los exámenes finales, a pesar de que todavía está en su pijama de franela color rosa decorado con lindos conejitos, el que reserva para después de romper con sus novios, para variadas enfermedades y para estados depresivos en general. Avanza hacia mí y me abraza con fuerza—. Estaba empezando a preocuparme. Esperaba que regresaras más temprano.

—Ah, pensé que demoré poco tiempo, teniendo en cuenta que la entrevista se prolongó. —Muevo la mini grabadora hacia a ella.

—____, muchas gracias por hacer esto. Estoy en deuda, lo sé. ¿Cómo fue? ¿Cómo era él? —Oh, no... Aquí vamos, el Interrogatorio Katherine Kavanagh.

Me esfuerzo por responder a su pregunta. ¿Qué puedo decir?


—Me alegro de que haya terminado y que no tengo que volver a verlo. Fue bastante intimidante, sabes. —Me encojo de hombros—. Es muy centrado, incluso intenso y joven. Muy joven.



Kate me mira inocentemente. Le frunzo el ceño —No parezcas tan inocente. ¿Por qué no me diste una biografía? Me hizo sentir como una ****a por limitarme a la investigación básica. —Kate pone una mano sobre su boca.

—Caray____, lo siento... no pensé.

Resoplo. —En su mayoría fue cortés y formal, un poco estirado, como si fuera mayor antes de tiempo. No habla como un hombre de veintitantos años. ¿Cuántos años tiene de todos modos?

—Veintisiete. Por Dios, ____, lo siento. Debería haberte informado, pero tenía tanto pánico. Entrégame la mini grabadora y empezaré a transcribir la entrevista.

—Te ves mejor. ¿Has tomado tu sopa? —pregunto, dispuesta a cambiar de tema.
—Sí y estaba deliciosa, como siempre. Me siento mucho mejor. —Me sonríe con gratitud. Miro mi reloj.
—Tengo que correr. Todavía puedo hacer mi turno en Clayton’s.
—____, estarás agotada.
—Estaré bien. Te veré más tarde.

He trabajado en Clayton’s desde que empecé en la universidad. Es la mayor tienda independiente de herramientas en el área de Portland, durante los cuatro años que he trabajado aquí, he llegado a conocer un poco sobre la mayoría de los productos que vendemos. Me alegro de que puedo hacer mi turno, ya que me da algo en que concentrarme que no sea Justin Bieber. Estamos ocupados: es el inicio de la temporada de verano, y la gente está redecorando sus hogares. La Sra. Clayton está encantada de verme.

— ¡____! Pensé que no ibas a venir hoy.
—Mi cita no duró tanto como pensaba. Puedo hacer un par de horas.
—Estoy realmente contenta de verte.

Me envía a la bodega para comenzar a reordenar estantes y pronto estoy absorta en la tarea.
Cuando llego a casa más tarde, Katherine está usando los auriculares y trabajando en su portátil. Su nariz aún es rosada, pero tiene sus dientes en una historia, por lo que está concentrada y escribiendo frenéticamente. Estoy completamente agotada, exhausta por el largo viaje, la agotadora entrevista y por salir apresurada hacia Clayton’s. Me desplomo en el sofá, pensando en el ensayo que tengo que terminar y todo el estudio que no he hecho hoy porque estaba retrasada con... él.

—Tienes algunas cosas buenas aquí, ____. Bien hecho. No puedo creer que no aceptaras su oferta de mostrarte los alrededores. Obviamente quería pasar más tiempo contigo. —Me da una fugaz mirada burlona.

Me sonrojo y mi ritmo cardíaco aumenta inexplicablemente. Esa no era la razón, ¿verdad? Él sólo quería mostrarme los alrededores para que yo pudiera ver que era el señor de todo lo que veía. Me doy cuenta que me estoy mordiendo el labio y espero que Kate no se dé cuenta. Pero ella parece absorta en su transcripción.

—He oído lo que quieres decir con eso de formal. ¿Tomaste notas? —pregunta.

—Um... no, no lo hice.

—Eso está bien. Todavía puedo hacer un buen artículo con esto. Es una pena que no tengamos algunas fotografías originales. Atractivo *beep*, ¿no?
Me ruborizo.

—Supongo que sí. —Trato de sonar desinteresada y creo que lo logro.

—Oh, vamos ____,ni siquiera tú puedes ser inmune a su apariencia. —Arquea una ceja perfecta en mi dirección.
¡****! La distraigo con halagos, siempre es una buena táctica.

—Probablemente habrías conseguido mucho más de él.

—Dudo eso, ____. Vamos, prácticamente te ofreció un trabajo. Teniendo en cuenta que te he endosado esto a último minuto, lo hiciste muy bien. —Levanta la vista hacia mí especulativamente. Hago una retirada precipitada a la cocina.

— ¿Y qué pensaste realmente de él? —Maldita sea, es curiosa. ¿Por qué no puede simplemente dejar pasar esto? Piensa en algo, rápido.

—Él está muy motivado, es controlador, arrogante… realmente aterrador, pero muy carismático. Puedo entender la fascinación —agrego sinceramente, mientras la miro desde la puerta, esperando que esto la calle de una vez por todas.

— ¿Tú, fascinada por un hombre? Esta es la primera vez —resopla.

Empiezo a reunir los ingredientes para un sándwich para que no pueda ver mi rostro.

— ¿Por qué querías saber si era gay? Dicho sea de paso, esa fue la pregunta más vergonzosa. Estaba mortificada y él también estaba enojado de que se la hiciera .Fruncí el ceño ante el

Views 62

599 days ago

50 sombras de Bieber

Capítulo 6



—¡____! Estás de vuelta. —Kate se encuentra en nuestra sala de estar, rodeada de libros. Claramente ha estudiado para los exámenes finales, a pesar de que todavía está en su pijama de franela color rosa decorado con lindos conejitos, el que reserva para después de romper con sus novios, para variadas enfermedades y para estados depresivos en general. Avanza hacia mí y me abraza con fuerza—. Estaba empezando a preocuparme. Esperaba que regresaras más temprano.

—Ah, pensé que demoré poco tiempo, teniendo en cuenta que la entrevista se prolongó. —Muevo la mini grabadora hacia a ella.

—____, muchas gracias por hacer esto. Estoy en deuda, lo sé. ¿Cómo fue? ¿Cómo era él? —Oh, no... Aquí vamos, el Interrogatorio Katherine Kavanagh.

Me esfuerzo por responder a su pregunta. ¿Qué puedo decir?


—Me alegro de que haya terminado y que no tengo que volver a verlo. Fue bastante intimidante, sabes. —Me encojo de hombros—. Es muy centrado, incluso intenso y joven. Muy joven.



Kate me mira inocentemente. Le frunzo el ceño —No parezcas tan inocente. ¿Por qué no me diste una biografía? Me hizo sentir como una ****a por limitarme a la investigación básica. —Kate pone una mano sobre su boca.

—Caray____, lo siento... no pensé.

Resoplo. —En su mayoría fue cortés y formal, un poco estirado, como si fuera mayor antes de tiempo. No habla como un hombre de veintitantos años. ¿Cuántos años tiene de todos modos?

—Veintisiete. Por Dios, ____, lo siento. Debería haberte informado, pero tenía tanto pánico. Entrégame la mini grabadora y empezaré a transcribir la entrevista.

—Te ves mejor. ¿Has tomado tu sopa? —pregunto, dispuesta a cambiar de tema.
—Sí y estaba deliciosa, como siempre. Me siento mucho mejor. —Me sonríe con gratitud. Miro mi reloj.
—Tengo que correr. Todavía puedo hacer mi turno en Clayton’s.
—____, estarás agotada.
—Estaré bien. Te veré más tarde.

He trabajado en Clayton’s desde que empecé en la universidad. Es la mayor tienda independiente de herramientas en el área de Portland, durante los cuatro años que he trabajado aquí, he llegado a conocer un poco sobre la mayoría de los productos que vendemos. Me alegro de que puedo hacer mi turno, ya que me da algo en que concentrarme que no sea Justin Bieber. Estamos ocupados: es el inicio de la temporada de verano, y la gente está redecorando sus hogares. La Sra. Clayton está encantada de verme.

— ¡____! Pensé que no ibas a venir hoy.
—Mi cita no duró tanto como pensaba. Puedo hacer un par de horas.
—Estoy realmente contenta de verte.

Me envía a la bodega para comenzar a reordenar estantes y pronto estoy absorta en la tarea.
Cuando llego a casa más tarde, Katherine está usando los auriculares y trabajando en su portátil. Su nariz aún es rosada, pero tiene sus dientes en una historia, por lo que está concentrada y escribiendo frenéticamente. Estoy completamente agotada, exhausta por el largo viaje, la agotadora entrevista y por salir apresurada hacia Clayton’s. Me desplomo en el sofá, pensando en el ensayo que tengo que terminar y todo el estudio que no he hecho hoy porque estaba retrasada con... él.

—Tienes algunas cosas buenas aquí, ____. Bien hecho. No puedo creer que no aceptaras su oferta de mostrarte los alrededores. Obviamente quería pasar más tiempo contigo. —Me da una fugaz mirada burlona.

Me sonrojo y mi ritmo cardíaco aumenta inexplicablemente. Esa no era la razón, ¿verdad? Él sólo quería mostrarme los alrededores para que yo pudiera ver que era el señor de todo lo que veía. Me doy cuenta que me estoy mordiendo el labio y espero que Kate no se dé cuenta. Pero ella parece absorta en su transcripción.

—He oído lo que quieres decir con eso de formal. ¿Tomaste notas? —pregunta.

—Um... no, no lo hice.

—Eso está bien. Todavía puedo hacer un buen artículo con esto. Es una pena que no tengamos algunas fotografías originales. Atractivo *beep*, ¿no?
Me ruborizo.

—Supongo que sí. —Trato de sonar desinteresada y creo que lo logro.

—Oh, vamos ____,ni siquiera tú puedes ser inmune a su apariencia. —Arquea una ceja perfecta en mi dirección.
¡****! La distraigo con halagos, siempre es una buena táctica.

—Probablemente habrías conseguido mucho más de él.

—Dudo eso, ____. Vamos, prácticamente te ofreció un trabajo. Teniendo en cuenta que te he endosado esto a último minuto, lo hiciste muy bien. —Levanta la vista hacia mí especulativamente. Hago una retirada precipitada a la cocina.

— ¿Y qué pensaste realmente de él? —Maldita sea, es curiosa. ¿Por qué no puede simplemente dejar pasar esto? Piensa en algo, rápido.

—Él está muy motivado, es controlador, arrogante… realmente aterrador, pero muy carismático. Puedo entender la fascinación —agrego sinceramente, mientras la miro desde la puerta, esperando que esto la calle de una vez por todas.

— ¿Tú, fascinada por un hombre? Esta es la primera vez —resopla.

Empiezo a reunir los ingredientes para un sándwich para que no pueda ver mi rostro.

— ¿Por qué querías saber si era gay? Dicho sea de paso, esa fue la pregunta más vergonzosa. Estaba mortificada y él también estaba enojado de que se la hiciera .Fruncí el ceño ante el

0 Comments

Realtime comments disabled