El costado lamentable del #8N.