Nadie creía ya en los milagros, pero...