Una muchacha, llamésmole Señora I, dice que este goleador del ascenso es fachero