Eras un sabio José Alfredo...muy sabio. ¡Salud carajo!