Y Twitter me ha enseñado mucho...